jueves, 17 de abril de 2014

Ceferino Namuncura dejo huella en Bernal

 1899. – Un miembro de la dinastía araucana de los Piedra, Ceferino Namuncurá visita Bernal por primera vez, el 25 de Mayo.ceferino-julio-2008-014
 CEFERINO NAMUNCURA BURGOS -
El beato Ceferino Namuncurá Burgos nació en Chimpay, Río Negro el 26 de agosto de 1886 y murió en Roma el 11 de mayo de 1905, era un joven laico salesiano argentino de orígenes mapuches y criollos.
Nació en la reducción mapuche de Chimpay. Era hijo de Rosario Burgos (cautiva “huinca” chilena) y del cacique Manuel Namuncurá, un célebre líder que luchó heroicamente, en la batalla del 5 de mayo de 1883 contra el Ejército Argentino comandado por el general Julio Argentino Roca y nieto del caudillo mapuche Calfucurá. Al año de edad, en 1887, Ceferino salva su vida milagrosamente de perecer ahogado en el Río Negro, mientras jugaba en sus orillas. Ese mismo año, el 24 de diciembre en vísperas de Navidad, fue bautizado por el misionero salesiano padre Domingo Milanesio, gran defensor de los pueblos originarios. A los 11 años le pide a este salesiano que lo lleve a estudiar para luego regresar y así poder enseñar a los de su pueblo.                                                                                                                                                                    Su padre, siendo el cacique de la nación mapuche, es elevado al rango de Coronel de la Nación y lo lleva a Buenos Aires siendo recibido por el General Luis María Campos, su amigo y entonces Ministro de Guerra y Marina. Ceferino ingresa en los talleres que la Armada tenía en la localidad de Tigre y permanece allí 3 meses, pero luego le escribe a su papá que lo saque porque no le gusta ese ambiente y esa profesión. El Coronel Manuel Namuncurá recurre a su amigo el Dr. Luis Sáenz Peña, ex presidente argentino, quien recomienda a Ceferino a los Salesianos. El 20 de septiembre de 1897 Ceferino es inscripto como alumno estudiante interno.
Paulatinamente Ceferino se va adaptando al ambiente, se dedica en cuerpo y alma al estudio, aprende el idioma castellano y apasionadamente el catecismo. Es un excelente, divertido y paciente compañero. El 8 de septiembre de 1898 Ceferino recibe la Primera Comunión y, un año más tarde el 5 de noviembre de 1899, recibe el Sacramento de la Confirmación en la Iglesia Parroquial de San Carlos de manos de Monseñor Gregorio Romero. Una de las curiosidades en la vida de Ceferino Namuncurá es que él y Carlos Gardel (futuro actor y cantante de tangos) eran amigos y alumnos internos del colegio salesiano Pío IX, ambos integraron el coro, cantaron juntos en la capilla y en actos culturales.
A principios de 1902 su salud comienza a deteriorarse y por los estudios que le realizan encuentran que contrajo tuberculosis. Monseñor Juan Cagliero entonces, decide trasladarlo a Viedma, con la esperanza de que los aires nativos ayuden a recuperar la salud. Sin más, a comienzos de 1903, en el colegio “San Francisco de Sales” de Viedma comienza su estudio secundario como aspirante salesiano. El sacerdote médico Evasio Garrone juntamente con el enfermero del hospital el Beato Artémides Zatti cuidan de Ceferino. El 19 de julio de 1904 con 17 años, Ceferino es trasladado a Turín, Italia por Monseñor Cagliero, los salesianos pensaron que allá recuperaría la salud y podría continuar sus estudios de sacerdocio.
Estudia en el colegio salesiano de “Villa Sora” (Frascati, Roma). En Turín, el Beato Miguel Rua, el primer sucesor de San Juan Bosco, conversa varias veces por semana con el buen indiecito, pero el acontecimiento de su vida fue el 27 de septiembre de 1904, Ceferino visita al Papa Pío X, junto con Monseñor Cagliero, los sacerdotes José Vespignani y Evasio Garrone y otros salesianos. A Ceferino le encomendaron la tarea de pronunciar un breve discurso con unas emocionadas palabras y obsequia al Papa un Quillango Mapuche. Pío X se conmueve, lo bendice y le obsequia la medalla destinada a los príncipes.
En marzo de 1905, la tuberculosis hace estragos en la salud de Ceferino y la cruel enfermedad avanza inexorablemente. Es internado en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios y es atendido dos veces al día por el Dr. José Lapponi – médico personal de los Papas León XIII y Pío X.
El 11 de mayo de ese mismo año muere a los 18 años de edad Ceferino Namuncurá acompañado por Monseñor Cagliero a quién dijo sus últimas palabras: “¡ Bendito sea Dios y María Santísima!, Basta que pueda salvar mi alma, y en los demás que se haga la santa voluntad de Dios”.
Sus exequias fueron muy humildes, como su vida lo fue, enterrado el día posterior a su fallecimiento en el cementerio popular de Roma, en Campoverano, con la presencia de pocos salesianos y compañeros de estudio bajo el amparo de una simple cruz de madera con su nombre señala el lugar en que yacen sus restos.
En 1924 los restos de Ceferino Namuncurá son repatriados por orden del presidente Marcelo T. de Alvear y llevados al cementerio de Fortín Mercedes.
En 1930 sacerdote Luís J. Pedemonte comienza a propagar las virtudes y la devoción al “Indiecito Santo” con lo cual recoge y publica abundantes testimonios de gracias recibidas por aquellos que lo rezaban y lo conocieron.
El 2 de mayo de 1944 se inicia la Causa de Beatificación y el 3 de marzo de 1957 el Papa Pío XII aprueba la introducción de la Causa de Beatificación de Ceferino Namuncurá. Quince años más tarde el 22 de junio de 1972 el Papa Pablo VI lo declara Venerable. Fue el primer argentino que llegó a esa altura de santidad.
La devoción popular a Ceferino Namuncurá se fue difundiendo desde mediados de siglo XX por toda la Argentina. Es así que a fines de los 1960s ya era muy común encontrar estampitas dedicadas a San Ceferino en plena ciudad de Buenos Aires, de este modo su foto se hizo tan popular que muchas papeletas de propaganda en las cuales ofrecían y ofrecen sus servicios los “plomeros” — fontaneros—, albañiles y trabajadores de oficios afines tienen impresas el rostro del beato.
Desde 1991 sus restos descansan en el Santuario de María Auxiliadora de Fortín Mercedes.
El 7 de julio de 2007 el papa Benedicto XVI firmó el decreto que declara a Ceferino Namuncurá como beato. El pontífice recibió al cardenal José Saraiva Martins, el por entonces prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, y autorizó a la Congregación a promulgar una serie de decretos, entre los cuales el que declara beato a “Siervo de Dios Ceferino Namuncurá”.
El 11 de noviembre de 2007 el enviado papal, cardenal Tarcisio Bertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante mas de 100.00 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay, Río Negro, solar natal del joven salesiano.
Una junta médica del Vaticano consideró que la curación de Valeria Herrera, una joven madre de Córdoba, Argentina de 24 años en el año 2000 afectada por cáncer de útero fue un milagro por la intercesión de Ceferino Namuncurá. La mujer llego a poder concebir con posterioridad. Este es el antecedente que se tuvo en cuenta para su beatificación, misma que se llevó a cabo el 11 de noviembre de 2007 bajo el pontificado de Benedicto XVI.
(ex


                                            

martes, 15 de abril de 2014

Una Hermosa iglesia reposa en Pringles y Avellaneda en Bernal.

Es de las mas lindas de Bernal. Pegada a ella esta el colegio Maria Auxiliadora, y convive en la Ciudad con la iglesia de la Paz,Santa Coloma,,y Nuestra Señora de la Guardia de Zapiola y belgrano.


Barrera automatica -San Martin y Ramella en Bernal

Existen en Bernal dos cruces importantes para pasar del este al oeste. El mas importante es el de San Martin y Avellaneda(Espora del otro lado),que proximamente se va a convertir en bajovias (obra en ejecucion),y el de Ramella, barrera automatica. El crecimiento demografico de la Ciudad,y por ende el del parque automotor,demanda con urgencia el bajovias,o la habilitacion de la vieja barrera de Barrio Parque- aca van fotos de la barrera de Ramella y San Martin.




Una hermosa casona en Castro Barros,lo que fue y lo que sera...

Sobre Castro Barros,entre Belgrano y San Martin,a pocas cuadras de la Estacion Bernal, en el año1978 se filmo una pelicula "el tio disparate" con Javier Portales,Carlitos Bala y las Trillizas de oro. esa casona abandonada por años,fue vendida por la flia,y en el proyecto de obra(ver foto de cartel),se emplazara un edificio de 10 pisos,dejando a su lado la casona representativa de nuestra Ciudad de Bernal. van a convivir dos epocas,la de las casas bajas y amplias de Bernal (casonas solariegas le decian,o de fin de semana),con los modernos edificios (palomares),donde en un mismo terreno van a vivir 50 familias........sera el fin del Bernal que siempre conocimos??? ....ya son varias las casonas desaparecidas,demolidas en su totalidad,de las que solo quedan las fotos que voy sacando y guardando.






Capilla de la "Santa Coloma"-Roca y La Paz Bernal

en publicaciones antiguas de este blog,esta la historia de la casona de la Santa Coloma. aca van fotos de la capilla. entrada y vista interior de la misma.  Edificación de 1805 que tuvo un rol particularmente importante durante las Segundas Invasiones Inglesas de 1807.
Lo que hoy conocemos con el nombre de Santa Coloma, se conocía antes como las Tierras de Pessoa.

Juana Nepomucena de Echeverría, lo hereda en 1805 a la muerte de Pessoa, y no sabiendo que hacer con ellas, las pone en venta.

En una nota de la publicación “Visión Sureña” del 22 de abril de 1985 se relata que el 30 de octubre de 1805 Juan Antonio Santa Coloma, comerciante y miembro del Cabildo de Buenos Aires, adquirió una gran porción de tierra y en ella construyó una casa veraniega de 32 metros de frente, con la base de barro y ladrillos, techos de azotea y pisos de baldosas.

La casa principal es un típico exponente de las viviendas rurales del siglo XVIII, simple y con austeras fachadas, comparable arquitectónicamente con la edificación de la Quinta de Pueyrredón, en San Isidro.

Según reza la historia, la casa fue equipada con riquísimos muebles con incrustaciones orientales, suntuosos juegos de mesa y cubiertos de refinada terminación artística; siendo utilizada para reuniones de la alta sociedad de la época.

Las rejas de las ventanas eran giratorias, y hoy se encuentran en el Complejo Museográfico de Luján.

El edificio contaba con 17 habitaciones amuebladas, de las cuales hoy se conservan 8, comedor y sala de recepciones, un almacén de forrajes, despensas, granero, horno de pan, cochera, caballeriza, capilla y numerosas dependencias para la servidumbre; lo que la convertía en un paraíso para sus moradores.

El techo ha cedido a raíz del hundimiento de las columnas en el piso de tierra húmeda ya que están enterrados en la parte superior de la barranca que daba al estuario. Y es por este motivo que hoy no es posible visitar la casa por dentro.

Su frente daba sobre las barrancas del Río de la Plata, desde donde podía observarse la entrada de los navíos al puerto de Buenos Aires y al Riachuelo.

El 28 de junio de 1807, el Teniente General Whitelocke desembarcó en la Ensenada de Barragán, durante la Segunda Invasión Inglesa; designando jefe de vanguardia al General Lewinson Gower, quien dispuso que sus tropas descansaran en la barranca, mientras el y su estado mayor lo harían en la casa, tras el asesinato de toda la servidumbre.

En la madrugada del 2 de julio, Gower recibió la orden de salir hacia el Riachuelo; para atacar Buenos Aires en la mañana.

Al rendirse los ingleses, Juan Antonio Santa Coloma regresó a su casa y brindó sepultura a los caídos.

La propiedad fue donada a las Hijas de María Auxiliadora, por los descendientes de Doña Jerónima de Lezica de Cramer, quien habia comprado las tierras a los descendientes de Santa Coloma.

Por lo antedicho, y por el hecho de ser la única edificación de 1805 en pie en el partido de Quilmes, el solar fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1945 y desde 1976 se encuentra bajo la jurisdicción del Obispado de Quilmes.

Las instalaciones de la casa de Santa Coloma fueron utilizadas durante el rodaje de la película "San Martín, el Cruce de los Andes", una coproducción de Canal 7, Canal Encuentro y el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), realizada en el año 2009.


                                                                                                              

viernes, 11 de abril de 2014

Bernal jugo en primera: Club Honor y Patria.

Afiliado en 1908, Bernal inició un camino sumamente difícil. Las derrotas superaron a la victorias. Pese a ello, la institución mantuvo su nombre limpio y alejado de las notas de incultura durante las diez temporadas qué jugó  oficialmente, y  se despidió cuando sus vecinos de barrio habían acaparado la atención de los aficionadosLa Argentine Football Association tuvo entre 1903 y 1907, unos veinticinco clubes inscriptos. Hacia 1908 creció hasta llegar a cuarenta y uno. Aumentó, además, la cantidad de equipos anotados por cada club en las diferentes secciones. Southern Rangers (Temperley), Instituto Americano (Adrogué), Anglo Argentine, que nada tenía que ver con la empresa de Tranvías, Boca Juniors y otros, se sumaron a los nuevos afiliados. Algunos tuvieron vida efímera dentro de las huestes oficiales y desaparecieron. Otros siguieron pero no lograron buenas actuaciones. Bernal, eterno colista, se mantuvo haciendo frente a los resultados adversos. 
            Fue el primer club de la localidad que practicó fútbol oficial. Estableció su campo de juego en las actuales calles Victoria y Cramer, a cinco cuadras de la estación. Formó su equipo con elementos locales y otros que el año anterior habían formado parte de las terceras divisiones de Alumni y Victoria (ambos de Capital Federal). 
            Eligió la Segunda Liga para inscribirse y se incorporó a la sección C. Vistiendo casaca a rayas horizontales lilas y blancas, debutó el 10 de mayo ante Boca Juniors –que ganó 7 a 0- en la Dársena Sud. El delantero boquense, Rafael Pratt, perforó cinco veces el arco de Bernal, El debutante formó con: Adolfo Cilander; Luis Cilander y Luis Zimmermann; Carlos Tabaka, Enrique Blinckhorn y Augusto Cilander; Alberto Walliser, E. Sarmiento, Alfredo Silberman, Martín Blinkhorn y Américo Cánovas. A excepcion de Tabaka (polaco), Sarmiento y Cánovas (españoles), los ocho restantes eran apellidos alemanes. Aquel encuentro marcó el debut de Boca como local.
            Una semana después, Bernal recibió a Belgrano “A”, que lo derrotó por 5 a 2 y pronto llegó la revancha con Boca, que volvió a golear, esta vez por 5 a 1. Los resultados no fueron alentadores. Sólo ganó dos partidos –por puntos- a Royal, que no se presentó, perdió los catorce restantes y le convirtieron 65 goles. 
            En 1909, con algunos cambios y el ascenso de jugadores de la tercera, comenzó su segunda campaña. Pero volvió a fallar el equipo, que perdió varios partidos por goleada, el más desalentador frente a Banfield por 13 a 0. No obstante, ganó un único partido -como visitante- a San Martín, que el año anterior había descendido de Primera. Obtuvo otros puntos por no presentación del rival.  Esta vez, su valla recibió 42 goles, algunos menos que en su primera experiencia. Tan mala fue la campaña, que el 4 de octubre su equipo suplente le ganó 3 a 1.

           En el año del Centenario de la Revolución (1910) fue goleado como local por  Racing Club 10 a 0. Logró dos triunfos como visitante, ante Criollos y Southern Rangers, anulados más tarde por disposición de la Liga. Aparecieron en su alineación titular, jugadores como: José Cayoso, Cardani y Mendiburu, y paulatinamente desaparecieron los apellidos alemanes. El equipo terminó último. Por ese motivo no formó parte de la “Intermedia Extra”, creada para ser la única división de ascenso a Primera. Se mantuvo en Segunda Liga, que pasó a ser la tercera categoría.
            Fue más eficaz en 1911. Por primera vez desde su afiliación, ganó un partido en Bernal: el 2 de julio le ganó a Ferrocarril Sud  2 a 1. Con posterioridad vapuleó a su vecino, Royal de Quilmes, 11 a 2.  Lejos de los dos primeros, Platense y Libertarios Unidos, logró el quinto puesto de la Subsección B. Como dato curioso cabe agregar que la tercera división se midió amistosamente con el cuadro de la Cervecería Argentina Quilmes.
            Luego del cisma de 1912, ocupó el ultimo puesto. Para la temporada posterior se eliminó la Extra y Bernal transitó brevemente la sección A de Segunda Liga. Sólo ganó un partido y finalizó último, motivo por el cual no se lo incluyó en Intermedia cuando este torneo volvió a disputarse al año siguiente. 
            Los directivos bernalenses pensaron que nada estaba perdido en 1914. Querían recuperar la categoría perdida, por lo que presentaron una nota aduciendo que otros clubes habían sido subidos de categoría sin haber ganado el ascenso. Por eso creyeron justo que la institución ocupara un lugar en Intermedia. El Consejo se expidió e hizo notar que el inspector encontró el campo de juego en estado de abandono, el cerco derribado, animales pastando y los goal-post (sic) antirreglamentarios. El presidente, Alberto Walliser, consideró la resolución como una gran injusticia y desafilió a su club. Este año, la localidad de Bernal contó  su segundo club afiliado: Estudiantes. 
            Tras reparar el field, y hacer otros arreglos que la Liga consideraba necesarios, la entidad volvió a la palestra en 1915. Anotó dos equipos en Segunda Division, Zona Sud. Ambos culminaron anteúltimos. Repuntó hacia 1916 aunque no superó el quinto lugar entre ocho clubes; al torneo siguiente tocó fondo. En 1918 se afilió un tercer equipo bernalense: Honor y Patria, que ìnstaló su campo de juego lindando con el de Bernal, frente a la calle Cramer. Algunos triunfos importantes dieron una esperanza para despegar y una nueva formación donde casi no quedaron apellidos alemanes: J. Rosso; José de Campos y N. Romeo; Juan Monti, F. Monti y J. Ronchi; A.. Etchegaray, F. Ronchi, E. Pereyra, O. Bitzer y A. Mumenthaler. 
           Su mejor triunfo fue 3 a 0;  Torre –del barrio de La Boca- su rival. Luego ganó 2 a 1 a la segunda de Sportivo Barracas, por el torneo de Competencia. Pero no pasó de la segunda ronda: perdió con  la reserva de San Telmo 1 a 0 y comenzó la declinación. La tarde del 21 de julio jugó con Chacabuco. Perdió 1 a 0 siendo este el adiós definitivo. Se marchó como llegó, con una derrota y decorando la última colocación. Durante casi una década, jamás sus equipos ocuparon puestos de vanguardia. Pese a ello, su legajo nunca se manchó por incidentes futbolísticos. 
            A partir de 1919, su campo deportivo lo utilizó Barracas Juniors y luego Buenos Aires Central. Su vecino, Honor y Patria, tuvo el halago de ser el único club de Bernal que llegó a Primera división, en 1930. 
Agradecimiento:
Javier Vaca, por sus amplios conocimentos sobre el origen de los apellidos.

miércoles, 9 de abril de 2014

Carlos Gardel y su historica visita a Bernal

Carlos Gardel se presentó en el Regina el jueves 24 de agosto de 1933, y el sábado siguiente, 26, el semanario Crónica publicó una reseña sobre su actuación. La transcribo íntegra porque no es terriblemente larga y muestra también la rebuscada prosa de la época:
"CALUROSA OVACION TRIBUTARON A GARDEL
La presentación de Gardel, efectuada el jueves por la noche en el Regina, debemos dejarlo sentado, es un galardón para la empresa Clariana y Cía. No habrá resultado de provecho financiero, pero ha dejado una impresión gratísima en los habitués. Gardel se comportó como sabe hacerlo, con esas criollas maneras que le permiten realizar una labor original en todo sentido. Gardel cantando, atendiendo los pedidos del público, retirándose de la sala donde actuó, en todo instante, es único. No exageramos: franco, amable, cariñoso. Es un caso bien justificado de popularidad. Tiene ganadas en muy buena ley las simpatías con que cuenta entre el público. Su sonrisa y bondad están siempre dispuestas a atender al público de una manera que llama poderosamente la atención. En el Regina hizo 9 canciones. Detalle que por sí sólo demuestra su cariñoso comportamiento. Pocos cantantes pueden decir lo mismo. Y en ningún momento fue necesario que el público insistiera, porque Gardel estaba pronto, aún en perjuicio de su salud, a complacer al público. Esto el auditorio lo agradece y deja una impresión de simpatía unánime entre los espectadores. Ese es Gardel. El cantor máximo del cancionero criollo. En él sí que están justificados todos los adjetivos que se usen. Es Gardel 'el rey de la canción' y 'el emperador de la simpatía', oímos decir el jueves. No se puede pedir un triunfo mas bien ganado que el que puede exhibir con su sencillez el 'jilguero criollo'. Y parece que se hubieran dado cita dos hombres iguales, porque su compañero de negocios el señor Razzano, que perdiera su voz y continúa siendo su secretario merced a la nobleza de aquél, es otro caso de amabilidad y simpatía idéntico. Se han reunido en una pareja difícilmente igualable. 
(foto de El Ortiba)
El público del Regina tributó a Gardel ovaciones que hemos escuchado pocas veces en nuestra sala de espectáculos. Sinceras, espontáneas y vibrantes. Se le aplaudió como se merece nuestro celebrado cantante. Gardel correspondió holgadamente a estas demostraciones haciendo todos los bis que la concurrencia le pidiera y atendiendo los pedidos del público, con cuyo entusiasmo se amalgamó y vibró al unísono, con cordialidad y decisión."

Como nota de color, contaba Héctor Dapas que cuando Gardel entró al café Regina (que estaba al lado del cine-teatro), Mario Cambrini le pidió una fija. Gardel les preguntó a él y al resto de los parroquianos que se hallaban en el bar por qué no estaban en el teatro, a lo que respondieron que no tenían plata para comprar las entradas. Carlitos entonces los invitó a los ¡33! y pidió que le descontaran las entradas de su cachet. Don Felipe Firpo, en su libro "Recuerdos del Viejo Bernal", cuenta sus memorias de primera mano sobre esa noche, aunque sin dar fecha: "Yo estaba en el hall del teatro viendo la cartelera, cuando observo la entrada del gran cantor. Jóvenes mayores que yo lo rodearon y le pedían: 'Carlitos, una fija para el domingo'. No nos olvidemos que Gardel era un gran burrero y propietario de un caballo de carrera…"