Google+ Badge

Mostrando entradas con la etiqueta Biro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Biro. Mostrar todas las entradas

viernes, 28 de abril de 2017

Bagley y Biro,pasado que tiene que ver con Bernal.....

Bagley,Biro,y algo que ver con Bernal.....
-EN OCTUBRE
DE 1864 NACE BAGLEY
COMO EMPRESA
Su primer producto es Hesperidina, una bebida alcohólica en base a corteza de naranjas amargas, que crecían como arbustos ornamentales en su casona de Bernal. (Aun hoy 150 años despues siguen existiendo en el centro de Bernal.)los naranjos y su bella casona solariega.-
Dato curioso:
Durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), la bebida estuvo presente en los hospitales de campaña para "revitalizar a los heridos" y contrarrestar problemas estomacales originados principalmente por la falta de agua potable. También se pudo probar la presencia de Hesperidina en las crudas expediciones que el prestigioso explorador y científico naturalista argentino Franciso Pascasio Moreno realizaba a través de la entonces inhóspita Patagonia. La compañía del licor era fundamental para atenuar y soportar las inclemencias del clima.
LADISLAO BIRO-
En 1939 don Juan llegó con otros 80 compañeros contratados para atender los legendarios coches-motores. En su tierra natal, después de terminar el secundario se había especializado en matricería y cerámica. Entonces iba a empeñar a fondo esa capacitación, porque cuando se inicio la Segunda Guerra Mundial la empresa quebró, y él se quedó en la calle, mientras recién empezaba a conocer nuestro idioma.
Siempre valiéndose en su capacidad, trabajo en distintos establecimientos, en le frigorífico Wilson, en una fabrica de bicicleta y la local Inyecta. Para esa época ya se habían enamorado de Catalina, una yugoslava, a la que conoció bailando en el Club de Alemán de Piñeyro, con quien se casaría y tendría dos hijos: Juan Alberto (54) y Roberto (53).
En 1944, comienza con sus herramientas armando un tallercito donde antes había un gallinero (hoy Lebensohn,Barrio Parque Bernal). Un vecino, Parisi, trabajaba con Ladislao Biro en la Capital y lo presenta para ofrecerles sus servicios. El inventor del bolígrafo tuvo problemas en la calidad de la punta del producto. Don Juan los resolvió en su taller y empezó a fabricarlas con sus rudimentarias maquinas.
Resultaron “perfectas”, le dijeron. Y cuando Biro vendió su empresa a Parker, él patentó su propia marca “perfecta”.
Y así comenzó el crecimiento. Después de los bolígrafos, iniciaron la producción de lapiceras fuente. Viajo a Suiza para adquirir maquinas que balizaban hasta 14 operaciones. A veces, en las fiestas familiares, daba rienda suelta a su único hobbie: tocar el acordeón o violín valses vieneses y música tradicional europea.
Hoy lo sigue haciendo, casi sin darse cuenta que es uno de los tesoros humanos de Quilmes.No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.