Google+ Badge

lunes, 8 de agosto de 2011

Un poco de historia de nuestra ciudad....

  Nuestra estación está ubicada en la localidad de Bernal, ésta, fue construida gracias al Señor Bernal, quien donó sus tierras para construir  la parada de tren y allí fabricaron una casilla como estación, que se encontraba en la calle Espora. Como Don Félix Bernal había hecho la donación del terreno, años después se decidió llamar a la dicha parada con el apellido del ilustre vecino Bernal.
  Elaboramos una línea  histórica desde el origen de la estación. Investigamos en las bibliotecas Mariano Moreno y José Manuel Estrada. Realizamos entrevistas a personas que viven cerca de la estación.
Desarrollo:
  Hasta la inauguración del ferrocarril en 1872, el principal medio de transporte de la Capital Federal a Quilmes, eran las galeras, que al pasar por Bernal tenían su parada en la posta de la calle Montevideo y San Martín. Una segunda parada está situada en San Martín, esquina Lamadrid.
  Recién en el año 1878 y por gestiones de Don Félix Bernal, propietario de una gran extensión de campo en la zona, quien donó la tierra para establecer una parada de trenes, se construyó una casilla para destinarla a la estación, lo que se ubicó en la intersección de la calle Espora y Vías del ferrocarril. Pues ese gesto, más adelante, a la estación se la denomino con el nombre "F. Bernal". La empresa que hacia el servicio de renes se denominaba "Ferrocarril del Sud", que ya explotaba otras líneas en la provincia de Buenos Aires.
  Mas adelante, al pasar todos los ferrocarriles a propiedad del estado, el Sud se denominó "General Roca".
  Debemos acotar que en 1898 era gerente del Ferrocarril a Ensenada un progresista vecino de Bernal, Don Santiago Carraro, fundador del Club Estudiantes, quien años mas tarde vendería a precio irrisorio su casa-Quinta de la calle 9 de Julio- a la sala de Primeros Auxilios, hoy Policlínico de Bernal.
La localidad de "Bernal".
 Podemos considerar que el inicio de Bernal se produjo con la llegada de Don Pedro Bernal en el año 1850. Él trajo luego a otros pobladores entre ellos que se encuentran, los nombres de Tessano, Demarchi, Bagley. En esa época era sólo un lugar de tránsito hacia Quilmes por un camino, que en la actualidad es  la calle San Martín. Las carretas eran tiradas por bueyes y existían postas o pulperías en las cruces de las actuales calles Montevideo y Lamadrid.
Don Félix Bernal (1833-1910).
  Hijo de Don Bosco. Tuvo una destacada actuación pública: fue miembro y presidente del Consejo Deliberante de Buenos Aires en 1871-1872. Estuvo estrechamente vinculado con Adolfo Alsina. Fue director del Banco Nacional, cargo en el que fuera nombrado por el presidente Domingo Faustino Sarmiento (184-1874). Participó en los hechos militares de 1880, fue también senador provincial. La casa de Félix fue alquilada al HogarEscuela Don Bosco en 1939. Hoy se ven allí dos grandes lapachos, sobre la calle Crámer.
El tranvía.
  Descendiente del ferrocarril, fue el primero de a caballo, luego, su funcionamiento fue eléctrico. Iba desde Buenos Aires a Quilmes, pasando por Bernal, desde el 25 de enero de 1904. Primero se usó como transporte para la Cervecería Quilmes y luego fue de pasajeros. Se trataba de la línea 22, situada el 2 de febrero de 1962, por la línea de micros del mismo número.
  Se dijo en aquel entonces del tranvía "...para permitir la radicación de poblaciones obreras, para escapar de la  insalubridad del conventillo, (...) y ayudar a sus hijos el vivificante oxígeno de que gozan en las viviendas suburbanas...". Esta  frase es muy adecuada, ya que nos comprende a quienes elegimos otros parajes para vivir.
  Como complemento del progreso, el primer automóvil a cadena apareció aquí en 1908.
Aquel Tren del Siglo pasado.
  Hasta la inauguración del ferrocarril en 1872, fue el principal medio de transporte de la Capital Federal a Quilmes eran las galeras, al pasar por Bernal tenían su parada en la posta de la calle Montevideo y San Martín esquina; propiedad del señor Tessano antes del Sr. Tollo. La segunda "parada", se realizaba en la otra pulpería situada en San Martín, esquina Lamadrid, perteneciente al Sr. Mereyra.