Google+ Badge

domingo, 14 de julio de 2013

Aun falta el bajovias en Bernal. A pesar de estar aprobado y los fondos a disposicion del municipio,las obras nunca empezaron.
Esquina de Belgrano y 9 de Julio, en la foto se observa el cambio de nuestra ciudad de Bernal en los ultimos 25 años. desde 1850;Bernal fue creciendo ,siempre caracterizado por sus casas bajas,mas de 1 siglo despues se ve invadida por altos edificios.



Bagley,sus naranjos amargos de 1850 a 2014

naranjos amargos de Bagley,160 años despues,resisten los cambios de Bernal.
Recorrer las tranquilas y arboladas calles de Bernal en este otoño que se insinúa tímidamente en el amarinar de las hojas, es encontrar un remanso en el activo trajinar de la vida Quilmeña.
De pronto, llegando a la esquina de Dorrego y Zapiola, aparece una vieja casona, rodeada de plátanos. Se trata nada más y nada menos de una antiquísima construcción, se calcula de 1850.
Para ese entonces vivían muchos actores de la Revolución de Mayo. Los veteranos de la guerra de la Independencia se mantenían en la plana activa. Larrea, último sobreviviente de la Junta de Mayo se suicidaba en 1847 y Sarratea moría en Limoges en 1849. Rogriguez Peña vivía en Santiago de Chile. El 7 de marzo de 1850 era reelegido don Juan Manuel de Rosas, y el 17 de agosto moría el General San Martín.
Y esta, hoy vieja casona ya estaba allí. Fue mandada a construir por uno de los primeros pobladores de Bernal: M. Bagley, el mismo que fundara poco antes la fábrica de galletitas de su nombre en la Capital Federal. Con el andar del tiempo la residencia fue vendida el Ingeniero Alfredo De Marchi, presidente de la Unión Industrial y luego Ministro de Agricultura de la Nación.
De Marchi era hermano del Barón Antonio De Marchi, casado con la hija del Gral. Julio A. Roca, y se menciona que en más de una oportunidad el General Roca visitó la finca. Poco después fue subastada en la suma de $ 10.000 y fueron sus compradores Pedro Viola y Rosa De Lorenzo, siendo sus sucesores sus actuales propietarios a los cuales les debemos que esta reliquia histórica permanezca de pie.